Filosofía · teología

Teología.

” La filosofía de la India es una especie de teología, pues que viene a ser un comentario o exposición de la doctrina religiosa contenida en sus libros sagrados llamados Vedas. Su Dios es Brahma, la sustancia única; nada existe fuera de ella ni distinto de ella; lo que no es ella no es realidad, es una mera ilusión, un sueño.

Algunos han creído descubrir en la doctrina de los Vedas un rastro del misterio de la Trinidad, en los tres nombres que dan a Dios: Brahma, Vichnu, Siva. Brahma en cuanto crea, Vichnu en cuanto conserva, Siva en cuanto destruye y renueva las formas de la materia.”

Filosofía china:

“…pasaje que se halla en sus Misceláneas asiáticas: «Antes del caos que ha precedido al cielo y a la tierra existía un ser solo, inmenso, silencioso, inmutable, pero siempre activo: éste es la madre del Universo. Yo ignoro su nombre; pero le significo por la palabra Tao (razón primordial, inteligencia creadora del mundo, según las Cartas edificantes). Se puede dar un nombre a la razón primordial: sin nombre es el principio del cielo y de la tierra; con un nombre es la madre del Universo… La razón ha producido uno; uno ha producido dos; dos ha producido tres; tres ha producido todas las cosas. El que miráis y no veis, se llama J. El que escucháis y no oís, se llama H. El que vuestra mano busca y no puede tocar, se llama V. Estos son tres seres incomprensibles, que no forman más que uno. El primero no es más brillante, y el último no es más oscuro.»
M. Remusat observa que las tres letras J, H, V, no pertenecen a la lengua china, y que las sílabas del texto chino no tienen sentido en este idioma por manera que hay la extrañeza de que los signos del Ser supremo no significan nada en la lengua china. Esto, unido a que las tres letras casi forman el Je Ho Va de los hebreos, le induce a creer que de éstos recibirían los chinos tan sublime doctrina.

En la doctrina de los persas se halla el dualismo, que después se ha presentado bajo diversas formas en el maniqueísmo antiguo y moderno.

El libro sagrado de los persas es el Zend-Avesta, atribuído a Zoroastro, filósofo medo, que vivía en el siglo VI antes de la era cristiana. Reconoce un Ser supremo, (…) De su seno salieron Ormuzd, principio de todo lo bueno, y Ahriman, origen de todo lo malo; Ormuzd produjo una muchedumbre de genios buenos, así como Ahriman produjo otra multitud de genios malos. Entre aquellos y éstos se halla dividido el mundo, y de aquí la lucha en el orden físico y moral del universo. El alma es inmortal, y después de esta vida le está reservado el premio o castigo, según merezcan sus obras. La inclinación del hombre al mal proviene del pecado con que se contaminó el primer padre. La lucha entre Ormuzd y Ahriman tendrá un fin, y el triunfo quedará por Ormuzd, principio del bien.

Posteriormente maniqueos, egipcios, fenicios, jónicos desarrollan ciencias como la astrología, la geometría, incluso física, debido a incesantes comunicaciones entre ellos.

“El gusto filosófico propagado por las escuelas de la Jonia e Italia, y el adelanto en la práctica de discutir que se elevaba a su verdadero arte en la dialéctica de Zenón, produjeron naturalmente el espíritu de disputa, y lo que antes era investigación seria, acompañada del amor de la verdad, se fue convirtiendo en vanidad pueril y en objeto de especulación. Aparecieron entonces los sofistas, que se preciaban de discutir improvisadamente sobre todas las materias, sosteniendo el pro y el contra en todas las cuestiones.”

Con ello derivan corrientes filosóficas nuevas como el escepticismo, relativismo, ateismo, por las que algunos filósofos fueron desterrados de Atenas.

Pródico, Hippias, Trasímaco, Calicles, Eutidemo, Diágoras, Critias y otros, se distinguieron en la escuela sofística, si es que merece el nombre de escuela una turba de impostores que traficaban con cosas tan respetables como la razón y la verdad”

Sócrates fue discípulo de Archelao, y éste lo había sido de Anaxágoras, filósofo eminente, que trasladó a Atenas las doctrinas de la escuela jónica. Es preciso no olvidar estas circunstancias para no perder de vista el hilo que une la filosofía de Occidente con la de Oriente. No ignoro que Anaxágoras cultivó especialmente la física, y Sócrates la moral; pero ya hemos visto que la escuela jónica había estado en íntimas relaciones con las de Oriente, y que el estudio del mundo corpóreo no le hacía olvidar el del orden espiritual; del Oriente recibió el Occidente las doctrinas sobre el espiritualismo, la providencia, la vida futura y la inmortalidad del alma en una mansión de premio o castigo.

“India, Irán, la China, Egipto, Palestina, fueron teatro y asiento de varias religiones y civilizaciones; fuéronlo también de diferentes concepciones y sistemas filosóficos, que constituyen los antecedentes históricos de la filosofía griega.”

 

Resultado de imagen de cronología religiones

Cuadro cronológicos de las principales religiones.

El alma, según Platón, no sólo existirá después del cuerpo, sino que existía antes que él; por manera que sus ideas actuales son recuerdos de un estado anterior a su unión con la materia organizada.

Las ideas del sistema de Platón no eran simples especies o conceptos de las inteligencias; no eran meros tipos que hubiesen servido para la formación de las cosas, ni tampoco seres débiles y pasajeros que tuviesen una existencia fugitiva; por el contrario, las ideas eran lo que en el mundo hay de real, de necesario, de absoluto; eran al propio tiempo origen del conocimiento y de la realidad, eran tipo y causa de todo lo que existe en el universo.

Según Aristóteles, el mundo es eterno, no sólo en cuanto a la materia, sino también a su forma, bien que dependiente de Dios en su movimiento.

Las escuelas de Platón y de Aristóteles no fueron las únicas que resultaron del movimiento intelectual provocado por Sócrates. Después de este filósofo vemos que hormiguean las sectas, como no podía menos de esperarse atendido el carácter curioso y disputador de los griegos.” Hasta llegar a exageraciones sistemáticas que conducían a la locura (Orates, Metrocles, Menipo y Menedemo)

Aristipo, indigno discípulo de Sócrates, pero digno antecesor de Epicuro, fundó la escuela de Cirene o cirenaica. Según ésta, el único criterio de la verdad se halla en las emociones internas.” No admitiendo diferencia entre el bien y el mal, buscaba únicamente los goces.”

El epicureísmo práctico es la obra de las pasiones; el teórico es un servicio que el entendimiento les presta; he aquí por qué le hemos visto resucitar en los tiempos modernos. …para formarse idea de Epicuro y su sistema es preciso leer a Cicerón. Tan pestilente doctrina debió de contribuir a la decadencia de Roma…” Con esta doctrina fácilmente se infiere a qué se reduce, según Epicuro, la vida futura: a nada; la muerte es el fin de todo. “La moral corresponde a la metafísica; el edificio al cimiento. Para Epicuro el bien es el placer; el mal, el dolor; gozar del primero y huir del segundo”

“El estoicismo continuó por algún tiempo aún después de haber aparecido sobre la tierra la religión cristiana; estoicos fueron Epicteto y el emperador Marco Aurelio. Por lo que nos ha quedado de los escritos de aquella época, parece que el estoicismo se elevaba a mayor altura. ¿Cuál es la causa? La influencia del cristianismo. A la sazón se leían ya por todo el mundo romano los Evangelios y demás libros del Nuevo Testamento; y Atenágoras y San Justino dirigían a los emperadores las apologías de la religión cristiana. Villemain, en su obra de la Filosofía estoica y del cristianismo, ha hecho notables observaciones en confirmación de esta verdad (Misceláneas, t. II).”

La cosmología de los estoicos se reducía a explicar el mundo por la acción del fuego, materia pasiva, y fuego que da movimiento.

Los romanos participaron muy tarde del movimiento filosófico; su carácter severo y amigo de empresas grandes hacía que desdeñasen los entretenimientos de las escuelas. Las costumbres, las leyes, el arte de la guerra, la extensión de su imperio, tales eran los objetos de su predilección. …Antes de Cicerón se había ya introducido en Roma la filosofía griega.”

Sometido el mundo al imperio de Roma, y aumentada la comunicación entre los pueblos, no se limitaron las escuelas a un pequeño círculo. Alejandría, ciudad que había tomado grande importancia bajo los Ptolomeos (…) Allí tuvo origen la escuela llamada ecléctica, que escogía de las demás lo que le parecía verdadero o más verosímil, sin ligarse con los principios de ninguna.

Las causas de la aparición de esta escuela parecen ser: la misma disolución a que había llegado la filosofía, disolución que inspiraba el deseo de reconstruir el sistema de los conocimientos humanos; la mayor comunicación de las ideas establecida por la unidad de mando concentrado en Roma, ayudada por la difusión de las lenguas, especialmente la griega y latina; y por fin, el impulso dado al espíritu humano por el cristianismo, que vino a revelar verdades antes desconocidas, aclarando además otras que los antiguos filósofos habían alcanzado con oscuridad y confusión. Natural era, pues, que los entendimientos poco satisfechos de las escuelas antiguas rechazasen la sumisión a la autoridad filosófica y que quisieran escoger entre las varias doctrinas lo que mejor les pareciera.

…queriendo dar un poco de verdad a opiniones encontradas, hay el riesgo de perderla por entero”

Los judíos en comunicación con los árabes y los cristianos, se dedicaron también a la filosofía.(…) Como los judíos tenían escuelas en España y Francia, contribuyeron a propagar por el Occidente las doctrinas de Aristóteles comentadas por los árabes.

Con los árabes y los judíos tuvo relaciones científicas el famoso monje Gerberto, A sus talentos y laboriosidad debe Europa los primeros pasos en las ciencias naturales. … en el siglo X, llamado el de hierro, abrió cátedras de matemáticas, aritmética, astronomía y geografía.

Se desarrolla el nominalismo y el regalismo.

Los escritores católicos, sin huir el cuerpo a sus adversarios, ni aun en el terreno filosófico, defendían la verdad a medida que las circunstancias lo exigían; pero no habían reducido las doctrinas de Aristóteles y sus comentadores árabes a un sistema completo, que por una parte ofreciese enlace y unidad, satisfaciendo las necesidades intelectuales de la época, y por otra se armonizase con los dogmas de la Iglesia. Para llevar a cabo esta obra era necesario un hombre de alta capacidad que con su poderoso ascendiente dominara la anarquía de las escuelas y las sometiese a su imperio; este hombre apareció: era Santo Tomás de Aquino. Entre sus muchas obras descuella la Suma Teológica, a la cual ha hecho justicia M. Cousin, llamándola «uno de los más grandes monumentos del espíritu humano en la Edad Media, y que contiene, a más de una alta metafísica, un sistema completo de moral, y hasta de política» (Historia de la Filosofía, tomo I).

“Siendo Descartes eminentemente espiritualista, atrajo los pensadores aventajados, a quienes abría ancho campo para dilatarse por las regiones ideales.” (físico, astrónomo y matemático)

Según Hobbes, el hombre tiene derecho a todo lo que alcanzan sus facultades; y en el estado natural, todo hombre es enemigo de otro hombre: homo homini lupus. La diferencia entre las acciones proviene de la ley civil; ésta nace del poder público; el cual, a su vez, dimana de un pacto que hicieron los hombres para evitar su destrucción. El poder tiene sus facultades ilimitadas; es lícito todo lo que él manda, siquiera fuesen la blasfemia y el parricidio. Las obras De Cive y el Leviathan son la apología de todos los tiranos y de todas las tiranías.

 

“Por de pronto, concebimos al filósofo principalmente como conocedor del conjunto de las cosas, en cuanto es posible, pero sin tener la ciencia de cada una de ellas en particular. En seguida, el que puede llegar al conocimiento de las cosas arduas, aquellas a las que no se llega sino venciendo graves dificultades, ¿no le llamaremos filósofo? En efecto, conocer por los sentidos es una facultad común a todos, y un conocimiento que se adquiere sin esfuerzos no tiene nada de filosófico. Por último, el que tiene las nociones más rigurosas de las causas, y que mejor enseña estas nociones, es más filósofo que todos los demás en todas las ciencias. Y entre las ciencias, aquella que se busca por sí misma, sólo por el ansia de saber, es más filosófica que la que se estudia por sus resultados; así como la que domina a las demás es más filosófica que la que está subordinada a cualquiera otra. No, el filósofo no debe recibir leyes, y sí darlas; ni es preciso que obedezca a otro, sino que debe obedecerle el que sea menos filósofo.”

Aristóteles: Metafísica, libro I, 2 (Trad. Patricio de Azcárate)

Referencias:

Fuente1

Fuente 2

Fuente 3

Fuente 3

Fuente (fotografía)

 

Advertisements